Detrás de esas puertas se esconde no solo unos grandes vinos de diversas denominaciones de origen, sino que también la esencia de diversos terroir, de parcelas escogidas y por que no de variedades recuperadas o al menos puestas en valor, como lo son las Garnachas de Toro, en donde Javier Rodríguez y el Master of Wine Pedro Ballesteros están realizando una más que sobresaliente labor, con unos resultados, que revalorizan la D.O. Toro.

Javier Rodríguez, enólogo de profesión, es el artífice de este proyecto vinícola de carácter familiar. Él es responsable de seleccionar y adquirir fincas en diversas comarcas vitivinícolas. Ya entorno a las 80 hectáreas y en colaboración con los técnicos especializados de por ahora siete denominaciónes de origen como Priorato, Rueda, Rioja, Ribera del Duero, etc. elaboran unos excelentes vinos con unas características singulares: el aroma frutal, el equilibrio de la fruta con la madera y la armonía en boca como señas de identidad.

Nos encontramos ante un enólogo de terroir. Observa la evolución de la uva y su variedad en cada finca, para después interpretar el vino con bodegas concertadas. Es como aquel compositor, que primero analiza los instrumentos para componer la melodía y finalmente la interpretación se realiza en el auditorio que pacta o acuerda.

Los resultados son elocuentes; 800.000 botellas en el mercado, 30 referencias de 7 denominaciones de origen y la calidad como seña de identidad. Por eso, mercados como Alemania y Suiza cotizan sus marcas.

En Toro es, tal vez, la denominación de origen en donde más se ha señalado. De ahí emanan cuatro vinos. Todos ellos etiquetados con el nombre Las Tierras de Javier Rodríguez y luego cada uno de ellos con su seña de identidad: “Vino de Pueblo”, “Original”, “El Teso” y “Garnachas”.

Ya sabemos que cuando uno firma una botella es porque el contenido avala su proyecto. Por eso, en esta ocasión nos centramos en Toro, donde Javier Rodriguez trabaja con diversas parcelas diseminadas por la comarca y como antes mencionamos, su dedicación a recuperar la Garnacha de Toro, una variedad de procedencia mediterránea, que históricamente siempre ha convivido con la Tinta de Toro y que Javier ha sabido interpretar su mejor versión.

 

Bod. Valsanzo

C/ Manuel Azaña nº 9

47014 Valladolid

 

R.G.Q.

Dejar respuesta

Introduzca su cometnario
Por favor, ponga su nombre aquí