Cuaderno de vinácora, extra de agosto 2018

0
321

Como quien no quiere la cosa, ya nos encontramos enfilando el último tramo de este verano y el inicio de las diversas vendimias por la geografía española en donde bodegueros y viticultores se cruzan los dedos para que nada desagradable, y me refiero al tiempo, perjudique esta cosecha 2018.

Con estas y otras reflexiones me encuentro, cuando me veo catando un vino de la IGP Ribera del Queiles. Una indicación geográfica protegida utilizada para designar los vinos de la tierra originaria de la zona vitivinícola por donde fluye el río Queiles. Zona que comprende municipios de la provincia de Navarra y Zaragoza. No obstante, si hablamos de bodegas Guelbenzu, antes en la D.O. Navarra, ustedes podrán situar mejor la ubicación geográfica y ya que hablamos de ello, nos encontramos ante una IGP en donde tan solo se haya inscrito esta bodega.

De las variedades de uva incritas en la IGP. Ribera del Queiles, ninguna de ellas son autóctonas, además, todas las admitidas son solo tintas (Cabernet Sauvignon, Merlot, Graciano, Garnacha tinta, Tempranillo y Syrah). La conclusión entonces es que la razón de semejante indicación geográfica protegida se puede encontrar en el terroir ¿? o tal vez en el clima ¿?. Francamente, no lo sé, pero como este tipo de IGP se encuentran algunas más en España y de seguir por esta dirección, al que no pongo ninguna objeción, sino solamente constato una realidad, nos encontraremos con una “italianización” de las denominaciones de origen o indicaciones geográficas protegidas en donde, como es este caso con tan solo una bodega, pero trabajando a las administraciones obtendremos infinidades de territorios “protegidos” con el criterio que a día de hoy y en este caso concreto desconozco.

Cambiando de asunto y hablando de lo que se conoce  más y sobre todo ahora, que en este otoño, el equipo de  Solwines tiene previsto darse un paseo por territorios de la D.O. Rueda. Hay que constatar, que 17 municipios de la provincia de Segovia pertenecen a la D.O. Rueda y que el 41% de su viñedo de Verdejo están plantadas en vaso y pie franco muchas de ellas.

Agarrándose a los libros de historia dicen que la variedad Verdejo proviene del norte de África en la zona de Algaida y tras la toma de Toledo por Alfonso VI en el siglo XI los nuevo moradores cristianos, que repoblaron entre otros territorios, la provincia de Segovia, utilizaron esta vid para vinificar. Curiosamente es en Segovia donde la filoxera atacó menos el viñedo, por eso estas cepas de verdejo tan centenarias como excelentes para vinificar. Al César lo que es del César y a Segovia, lo que es de Segovia, aunque cueste para algunos reconocer la realidad imborrable de la historia.

Dicho esto y mucho más diremos, cuando volvamos de visitar alguna bodega de la D.O. Rueda ya les contaremos más historias de la verdejo segoviana.

Como es habitual en esta sección estos son los vinos que más nos ha gustado en nuestra cata particular.

 

D. PEDRO DE SOUTOMAIOR 2017

D.O. Rías Baixas

Variedad de uva: 100% Albariño

Adegas Galegas (Grupo Martín Códax)

Precio orientativo: 12 euros

Adegas Galegas con esta marca quiso rendir homenaje a un noble guerrero gallego en la época feudal del siglo XV. Sobre el vino, también se rinde homenaje al típico Albariño de las Rías Baixas. Aromático en boca con ligeras notas amargas. Curiosamente, esta añada ha contribuído por sus especiales características a este  “remake” en muchísimos vinos de las Rías Baixas.

Personalmente disfruto mucho de este tipo de vino, tan gallego, fresco y fantástico para acompañar pescados grandes y mariscos.

 

TABERNER 2014

V.T. De Cádiz

Variedad de uva: 100% Syrah

Bodega Huerta de Albalá

Precio orientativo: 20 euros

En busca de la excelencia en el vino, Vicente Taberner, natural de Valencia y muchos años vendiendo los vinos españoles en Alemania, recaló en Aguilar de la Frontera (Cádiz) para fundar su bodega y elaborar vinos de referencia.

Sin duda alguna, sus vinos en un breve espacio de tiempo se han transformado en tintos de referencia en Andalucia, derivando luego a los blancos secos y un sugerente y escaso rosado, pero volviendo a Taberner 2014, ya en su original etiqueta nos llama la atención esos 15,5º alcohólico, que demuestra la contundencia de este tinto con crianza de 18 meses en barrica y un año en botella.

Amplio, estructurado, elegante y con una acidez perfectamente integrada, Taberner 2014 es un vinazo, que necesita de platos contundentes para compatibilizar, también su fuerte personalidad.

 

CONDE DE VALDEMAR Bl. 2016

D.O.Ca Rioja

Variedad de uva: Viura y Verdejo

Bodega Valdemar

Precio orientativo: 8,5 euros

Tenía ganas de catar este vino, que intencionadamente dejé guardado para analizar su evolución un año más tarde de lo habitual, cuando en el mercado se encuentra solamente disponible la añada 2017. La solvencia de un grupo bodeguero se mide entre otras cuestiones por la vida longeva de sus vinos.  Bodegas Valdemar puede presumir de tener unos vinos, aunque sean blancos, como es este caso, que  evolucionan muy bien, siempre y cuando, como es normal, se guarde la botella en un lugar adecuado.

Lo cierto es que Conde de Valdemar blanco 2016 se mantiene fresco, joven y con muchas ganas de agradar. Las ligeras puntas de acidez se agradecen mucho, cuando acompañamos este vino con pescados a la plancha o guisos ligeros.

 

NÚMERO NUEVE 9, tinto 2013

I.G.P. Ribera del Queiles

Variedad de uva: Tempranillo y Cabernet Franc

Bodega: Winery Arts (Grupo Vintae)

Según nos cuenta Raúl Acha, director técnico de Vintae, Número Nueve 9 es “un ejemplo de la sorprendente sinergia entre la Tempranillo con una uva tan poco habitual como la Cabernet Franc”. Una variedad que en Ronda (Málaga), bodegas Excelencia elabora un monovarietal de Cabernet Franc.

Personalmente considero a la Cabernet Franc una uva muy interesante, aunque reconozco su delicadeza y tremenda facilidad al fracaso y por eso entiendo, que pocas bodegas se atrevan a ella. No obstante, este coupage con Tempranillo le ha dado un  vigor y complijidad interesante a este vino. También juega un importante papel su ubicación, una Indicación Geográfica Protegida en donde solo Guenbelzu tiene bodega.

 

VALDELACIERVA Crianza 2015

D.O.Ca. Rioja

Bodega  Valdelacierva (Grupo Hispanobodegas)

Con 200 hectáreas de viñedo propio, esta cuestión ayuda mucho el poder elaborar muy buenos vinos, si además, la calidad es precisamente una de las filosofías de trabajo de este grupo, lo que podemos hacer entonces es disfrutar de un interesantísimo vino, con una limpia etiqueta, que demuestra lo que hay dentro de la bodella. Un Rioja fresco, juvenil, pero con la personalidad de los buenos de su tierra.

La versatilidad de Valdelacierva Crianza 2015 le permite armonizar con muchos platos este final de verano. Nosotros con secreto ibérico a la plancha y unas verduras a la parrilla, lo disfrutamos mucho.

 

R.G.Q.

Dejar respuesta

Introduzca su cometnario
Por favor, ponga su nombre aquí