En muchas ocasiones hemos escuchado, que el gran vino de un enólogo es aquel, que se encuentra fuera de las exigencias de la empresa, que lo contrata, por tanto algo alejado de las imposiciones comerciales. Curiosamente, la Familia Torres por ejemplo, dió rienda suelta a sus enólogos con el concepto de los 7 magníficos. Propuestas, que sus siete enólogos pueden desarrollar en las 7 denominaciones de origen de Cataluña y en donde se les permite elaborar un vino exclusivo sin cortapisas, ni intromisiones de nadie. Digo todo esto, porque en cierta medida Bodega Sedella tiene ciertos paralelismos con lo que dije al principio de este artículo, aunque en este caso ha habido un flechazo entre la Axarquía y el albaceteño Lauren Rosillo, Ingeniero Agrónomo por la Escuela Técnica Superior de Albacete y Licenciado en Enología por la Universidad Miguel Hernández.

Todo empezó, cuando Lauren de camino dirección Almería en un bar de Frigiliana le llamó la atención sobre un tinto, que le ofrecieron y que le dijeron lo elaboraba un paisano de Sedella. La curiosidad de Lauren le llevó a estas tierras de la Axarquía en donde por el norte la montaña de La Maroma con 2.069 metros de altitud sirve de protección de los fríos polares del más allá, pero que al mismo tiempo enfrían el ambiente caliente, que llega del sur en donde el mediterráneo con esa salinidad y su brisa, también ayuda a configurar la personalidad del vino.

Un viñedo muy particular en donde en un suelo de montaña y sobre todo de riesgo con inclinaciones de locura encontró 2,5 hectáreas en donde las variedades de Romé, Garnachas y sobre todo de Moscatel de Alejandría se encontraba diseminadas en estas parcelas.

Este amor a primera vista con el viñedo de Sedella concluyó en una bodega muy personal, que le hizo manifestar dos cosas: “El mundo del vino es tan intenso, que algunas veces te supera, sobre todo económicamente” o la contundencia de “quiero mostrar la Axarquía a través de sus tintos”.

Tras un tiempo de incertidumbres consigue en el año 2006 su propia bodega en donde el arquitecto Paco Varela conjuga un diseño tradicional con una visión contemporánea, mientras que Lauren adquiere la tecnología más puntera en la enología con técnicas de elaboración ancestral.

Por desgracia, pocos son los vinos que nos podemos encontrar en el mercado. Empezó con los tintos Sedella y Ladera de Sedella, mientras que recientemente nos ha deleitado con un vino blanco de mesa: Vidueño.

Lauren Rosillo en todos sus vinos, en los que elabora para la familia Martinez Bujanda, como director técnico o los txakolis K-5 de la bodega de Arguiñano, como en los suyos propios en Sedella (Málaga) aplica la misma fórmula: Terruño+Técnica+Trabajo. Las tres T, que abandera todos sus vinos.

Bodega Sedella

Sedella (Málaga)

Telf. 687 463 082

 

 

R.G.Q.

Dejar respuesta

Introduzca su cometnario
Por favor, ponga su nombre aquí