Las heladas por un lado del mes de abril y la baja pluviosidad por otro lado han marcado la vendimia del 2017, que se ha cerrado en El Bierzo con una producción controlada de uva de nueve millones ciento treinta mil kilogramos, lo que supone en términos porcentuales un 32,47% menos que la temporada anterior.

La variedad Mencía ha registrado una merma del 29,28% y la Godello un 36,48%. No obstante, la calidad de la uva en cuanto a su estado sanitario ha sido “excepcional” y dará lugar a vinos más alcohólicos que las anteriores campañas, pero con unos parámetros de PH y acidez muy buenos, lo que favorecerá su gran calidad y excelentes perspectivas para el envejecimiento.

Dejar respuesta

Introduzca su cometnario
Por favor, ponga su nombre aquí